Si no lo cuentas es como si nunca hubiera sucedido...

sábado, 11 de febrero de 2012

El Escenario está en la Calle

La primera vez que vi a Clarence vivía muy cerca de Portal del Ángel y bajaba a pasear a mi viejo perrito Burot. Mientras andaba por el carrer de Portaferrisa escuché una profunda voz africana que envolvía las aceras.

Me acerqué hasta la pequeña plaza situada en la convergencia de ambas calles y allí le vi. En aquel momento no tenía mucho público, tan sólo algún turista despistado y pocos más que pasábamos a esas horas por allí, pero sólo su voz lo llenaba todo:



Pedí un café para llevar en un bar cercano y me senté en un escalón a escucharle cantar mientras desayunaba. De vez en cuando se giraba y me dedicaba alguna estrofa de Killing me Softly.

Semanas después le encontré tocando bajo el soportal de La Caixa. Era un día de lluvia y volvía de trabajar protegida bajo mi paraguas. Llovía a mares, comenzaba a hacer frío, pero él seguía allí tocando, con su característica indumentaria estilo Hawaiana, sin importarle la ausencia de aforo en su espectáculo.

Me paré justo en frente de él, con mi paraguas, y esperé a que terminara su canción. Con una voz así frente a ti, no se siente el frío ni la humedad. Me aproximé a la funda de su vieja guitarra, le dejé 10€ y le hice con mi mano un gesto de aprobación.

Clarence debe sacar bastante dinero actuando para los turistas y transeúntes, no me cabe la menor duda, pero él toca en la calle porque le gusta la música y porque cree que es el  mejor lugar para hacerlo.

Tiempo después descubrí gracias a Internet que había sido vocalista en uno de mis grupos favoritos (08001) y que abandonó la banda para hacer lo que más le gusta, emocionar a la gente cara a cara. Participa en el proyecto Playing for Change y el año pasado abrió el XV Festival de Jazz del Palau de la Música.

Seguro que él prefiere su preciosa esquina de la Ciutat Vella.

Quizás por el mismo motivo que Clarence, porque la calle encierra una enorme dignidad como escenario, es por lo que varios componentes del grupo pacense Darksound han decidido actuar en este precioso emplazamiento.

Desde aquí animo a Ricardo, Pedro y Mudhoney a seguir con este bonito proyecto de llenar las aceras de diferentes ciudades con su música. No hace falta decir que si queréis vivir la experiencia de tocar en el escenario callejero Condal, tenéis un techo para vosotros.

Para terminar de hablar de música de calle, os dejo el nuevo descubrimiento de mi amiga Sole Noguera, quien me recomendó con mucho acierto a la cantante Zaz. Aquí tenéis un preciso tema titulado Les Passants, interpretado en uno de los enclaves más bellos del planeta: las calles de Montmartre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada